22 jun. 2012

Cazadores de Montaña

 
Escrito por:  Guillermo Nuño Lozano.


Antes que los “Cazadores de Montaña” existían los “Cazadores”. El origen del termino esta en la Prusia del XVIII. En una época en la que la infantería combate en rígidas formaciones, como autómatas entrenados para responder armónicamente a las ordenes, hay unos combatientes que luchan por parejas, delante de estas formaciones, con iniciativa propia. Son combatientes ágiles, con buena puntería y un carácter mucho mas independiente, que preceden a la “línea”, hostigan las formaciones enemigas, eligen los blancos, exploran, combaten en las poblaciones, montaña y bosques, en aquellos lugares dónde no son posibles las formaciones de orden cerrado. Prusia eligió para ellos el nombre de “jaeger”, cazador, por las similitudes de su acción con la practica de la caza.


En España, inicialmente no se conoce a este tipo de unidades como cazadores sino como de “infantería ligera” y generalmente llevan el calificativo de “voluntarios” en el nombre de los cuerpos. Tenían sus antecedentes en el regimiento de miqueletes catalanes, que con el nombre de Fusileros de Montaña fueron creados en agosto de 1735, posteriormente reformados en el año 1748 y que pueden considerarse como los verdaderos Cazadores. A lo largo del XVIII se van creando varios cuerpos de infantería ligera y doce de estos batallones existen al iniciarse la guerra de la Independencia en 1808. La peculiaridad principal durante este periodo es que reclutaban entre la población autóctona dónde debían operar, principalmente Cataluña y Aragón, por considerar a esta adapta al medio montañoso. Se debe destacar que al empezar el siglo XIX se denomina, a la compañía de precedencia cuyos soldados destacan por su puntería y agilidad, “de cazadores” en los regimientos de línea y “de tiradores” en los cuerpos ligeros.

Habrá que esperar a 1847 para ver nacer los “Cazadores”: se forman 16 batallones de cazadores (BCZ), adoptan la corneta como símbolo y las sardinetas, y los adornos verdes característicos. Se añaden 4 BCZ’s mas en 1856. Estas unidades destacaran en la brillante campaña de Marruecos de 1860 constituyendo la mitad de la infantería y la que mas se empeña. En 1869 se crean 4 mas y otros 4 en 1872. En la reorganización general de 1877 quedan 20 BCZ’s, que además de tener nombre, se numeran del 1 al 20. En 1891 se asigna un batallón de cazadores BCZ a cada división, y en algunas también se encuadran en las brigadas a falta de unidades de línea. En 1893 se emparejan en 10 Medias Brigadas, 6 de ellas formas tres Brigadas de Cazadores de C.E. y las demás se encuadran en Divisiones de Infantería. En Canarias se activan dos BCZ’s Regionales. En 1895 se envían 7 de los batallones a Cuba. En 1896 se crean 15 BCZ’s Expedicionarios que son enviados a Filipinas.

filipinas1
Los últimos de Filipinas pertenecían al 2º Batallón Expedicionario de Cazadores

Nacen los Batallones de Montaña, 1899-1904


Tras el desastre colonial se reorganiza el ejército y se crean 5 batallones de montaña transformando los BCZ Reus 16, Chiclana 17, Vergara 18, Talavera 19 y Alcántara 20. el Ministro Polavieja lo justifica: [...] que tan buenos resultados dan en Francia e Italia y para los que hay en España localidades muy a propósito; tropas que no solo han de estar habituadas a esta clase de terreno sino que, practicando marchas y maniobras en el, lo conozcan perfectamente, siendo un elemento de gran fuerza en su territorio y constituyendo un poderosísimo auxiliar de otras fuerzas que sea necesario emplear en el. Estas tropas, por su servicio especial y el terreno en el que han de operar, deben constituir núcleos pequeños, pero que lleven en si los elementos necesarios de combate y los servicios auxiliares; y así, parece lo mas conveniente que los batallones sean independientes pero de seis compañías en lugar de tres, teniendo afectas, cada uno de ellos, una batería de artillería de montaña y secciones de ingenieros, administración militar y Sanidad Militar no formando unidades superiores mas que en casos especiales, por la dificultad de mandos tan extensos en terrenos de difíciles comunicaciones. Indica también que la recluta se haga con gente del lugar por estar habituada al terreno. Nacen así los Batallones de Montaña nº 1 a 5, que conservan las plantillas equipos y uniformes de los cazadores y se les asigna las zonas de operaciones del Pirineo al 3º en Jaca, el 1º en Estella y 5º en Seo de Urgel, Sierra de Gata para el 4º en Cáceres y Serranía de ronda par el 2º en Ronda. En 1902, aparece por primera vez el termino “cazadores de montaña” para referirse a estos 5 batallones. Pero su vida es corta, hasta 1904; entones el 1º, 2º y 4º recuperan sus nombres de BCZ’s Reus 16, Chiclana 17 y Talavera 18, mientras el 3º se convierte en el Regimiento de Infantería Vergara 57 y el 5º en el Alcántara 58. Desde entonces los 18 BCZ’s que hay en la península. se agrupan en tres Brigadas de Cazadores de C.E. y en los archipiélagos hay otros 4, los BZC Ibiza 19, la Palma 20, Lanzarote 21, Fuerteventura 22 y Gomera-Hierro 23.

cazador2
1905. Banda de música de una unidad de cazadores.

imagesCA7FJBK2



Batallones de Cazadores de Montaña, 1918-1936


En 1918 se ordena activar 14 Batallones de Cazadores de Montaña (BCZM) independientes. Se hace de modo progresivo e incompleto; en ese mismo año se transforman 5 BCZ’s: BCZ Reus 16 en BCZM 1 (Berga), BCZ Estella 14 en BCZM 2 (Ripoll), BCZ Alfonso XII 15 en BCZM 3 (Seo de Urgel), BCZ Barcelona 3 en BCZM 4 (Plasencia) y BCZ Mérida 13 en BCZM 5 (Orense). En 1920 el BCZ Alba de Tormes 8 se transforma en BCZM 6 en Ronda, y en 1922 se forma con los insulares los BCZM 7 al 12, que aunque estaba previsto su traslado a la península no se hizo entonces. La plantilla es de 617 hombre y 62 cabezas de ganado en 4 compañías de cazadores , 1 de ametralladoras, 1 de deposito, el tren de cuerpo, sección de obreros y explosivos y la plana mayor de mando.


En noviembre de 1923 cambian sus nombres al modo “Batallón de Montaña Barcelona, 3º de Cazadores” cambiando nombre y nº de orden en el cuerpo: Barcelona 1º en Barcelona, Alba de Tormes 2º en Ronda, Mérida 3º en Orense, Estella 4º en Granollers, Alfonso XII 5º en Seo y Reus 6º en Manresa. El año 1924 trae dos novedades importantes: se trasladan a la península los batallones insulares y todos, finalmente sólo 12, se organizan 4 Medias Brigadas y 2 Brigadas, 1ª y 2ª. El Ibiza 7 va a Estella, el Palma 8 a Jaca, el Lanzarote 9 y el Fuerteventura 10 a Madrid, el Gomera-Hierro 11 y el 12º (procedente de la disuelta Brigada Disciplinaria) a Ciudad Rodrigo. Al 12º, que no tenía nombre propio se la da el de Antequera, pero se decide suprimir la palabra “cazadores” de todos los batallones de montaña para evitar confusiones con los que no los son.


En 1926 se añaden a la plantilla una sección de esquiadores, una de guías zapadores, una de transmisiones y una de morteros. La de guías zapadores estaba formada por el personal local conocedor del terreno, la de obreros y explosivos habilitaba caminos y ejecutaba las destrucciones. Los primeros cursos de esquí empiezan en 1929 en Guadarrama. La plantilla de 1928 reduce a 3 las compañías de fusileros.
Poco conocida es la Unidad Indígena de Montaña, creada en 1927 y dependiente del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas Melilla nº 2, de entidad sección, aumentada a compañía en 1929, y concebida para operar en las montañas de Rif.


La llegada de la II Republica en 1931 trae una reducción a 8 batallones de montaña que además pierden el nombre propio; se numeran del 1 al 8 y se emparejan en 4 Medias Brigadas y estas en 2 Brigadas Mixtas de Montaña. Sus acuartelamientos están en Gerona, Figueras, Barbastro, Seo de Urgel, Vitoria, Bilbao, Pamplona y Estella. Solo los Batallones 5, 6 y 7 proceden de los antiguos; el 1º procede del RI 7, el 2º del 55, el 3º del 47 y el 4º del 43. El resto de los de montaña de 1924 dejan de serlo, 9 en total. Es la primera vez que se crean brigadas con unidades ínter-armas, de ahí el calificativo de mixtas, y se experimenta el concepto con las tropas de montaña. También es disuelta la Compañía Indígena de Montaña en Marruecos.
Antes de la guerra civil, en junio del 35, se da nombres a los batallones de montaña: Sicilia 1 (Pamplona), Asia 2 (Gerona), Chiclana 3 (Figueras), Garellano 4 (Bilbao), Madrid 5 (Seo de Urgel), Ciudad Rodrigo 6 (Barbastro), Arapiles 7 (Estella) y Flandes 8 (Vitoria). Aunque es año se activa en Asturias una Brigada Mixta de Montaña Independiente, sus unidades de maniobra son de infantería de línea. En abril del 36 se cambia la numeración a las unidades manteniendo el nombre y quedan así: Chiclana 1, Asia 2, Madrid 3, Ciudad Rodrigo 4, Flandes 5, Garellano 6, Arapiles 7 y Sicilia 8. Esta asignación de nombre seguida a los meses por una reordenación, en todas la unidades de infantería y caballería, es causa de múltiples confusiones de identidad de unidades en la historiografía de la guerra civil.


El periodo de la Guerra Civil tiene entidad suficiente para ser tratado aparte por lo que lo reservo para un posterior artículo sobre las unidades de montaña de los dos bandos.


Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, si deseas contactar, indica una cuenta de correo electrónico, u otro medio, gracias.