8 abr. 2012

Protegiendo a la mascota


1983

La fuente de esta historia es el soldado Roberto.

Durante una de las habituales maniobras de la compañía, los dormitorios de esta fueron usados por personal militar de visita en las instalaciones del cuartel de Aizoain.

Miembros de La Legión estaban desocupando las instalaciones; mientras en la puerta esperaba un grupo de esquiadores que guardaba el material e impedimenta. Con este grupo estaba la mascota, “Blanca” una hembra de Mastín de los Pirineos, llamada así por su intenso color blanco.

Blanca se había criado en la compañía y estaba totalmente familiarizada con sus miembros, distinguiendo perfectamente entre soldados de la compañía y de otras unidades, llevar boina o estar descubierto era sinónimo de esquiadores, su familia.


Uno de los legionarios (con rango de Brigada), con su característico Chapiri, se excedió e increpo a uno de los esquiadores de guardia, lo que causo la repentina respuesta de la mascota, que se lanzo sobre el legionario, al cual solo se le ocurrió desenfundar su pistola. Mala idea, pues los esquiadores de guardia, que volvían de maniobras, tenían aun sus fusiles, y cargados.

Una docena de fusiles Cetme se volvieron apuntando sobre el Brigada, con el característico ruido que hace cuando se monta.

La situación se torno peligrosa, pero la rápida intervención de uno de los tenientes de la compañía, que al oír el ruido de armas, salió de inmediato del interior de los dormitorios, evito males mayores.

También acudió un mando superior de La Legión, el cual pregunto por el culpable. El soldado Roberto dio un paso al frente y el mando le indico que le siguiera.

Fueron hasta los retretes, y ante la sorpresa de Roberto, que se esperaba lo peor, el mando legionario le dijo:

“Yo también hubiera hecho lo mismo por nuestra mascota” 

La mascota Blanca participo en muchos de los desfiles a los que era invitada la compañía, entre ellos los del día de las Fuerzas Armadas, en Burgos en 1983 y Valladolid 1984, con presencia de SS. MM. los Reyes.


También participaba en las marchas y compartía las zanjas e igloos que se fabricaban para pasar las noches en la montaña.

Tuvo varias camadas y cachorros suyos tambien fueron la mascota de la Cia.


Desgraciadamente, tenia tendencia a atacar a personal que no fuera de la Compañía de Esquiadores, lo que provoco que tuviera que ser sacrificada tras un incidente con un Capitán de la unidad de Cazadores de Montaña del cuartel.

2 comentarios:

  1. En el año 82,Blanca tuvo dos cachorros, uno que murió al poco tiempo y una hembra que se llamó Kisi, yo tenía que ir todos los días a las cocinas con una carretilla a por la comida sobrante para alimentarlas,órdenes del sargento Cristóbal, estuve allí desde octubre del 82 hasta octubre del 83

    ResponderEliminar
  2. Y si, atacaba a los pistolos, ja ja ja

    ResponderEliminar

Por favor, si deseas contactar, indica una cuenta de correo electrónico, u otro medio, gracias.