10 mar 2021

Fallecimiento de D. Roberto Jarne

 

Ha fallecido el Comandante D. Roberto Jarneantiguo Teniente de nuestra Compañía.

Entro en el Ejercito como Soldado del Servicio Militar Obligatorio.  Fue numero 1 de la primera promoción de la Academia General Básica de Suboficiales. Fue Sargento de la Guardia Real. Realizo los cursos de Montaña y Operaciones Especiales en la EMMOE. Fue Teniente de la C.O.E. en Jaca. También fue uno de los 12 verificadores españoles en los acuerdos de desarme USA-URSS.

Retirado del Ejercito, fue profesor universitario.

Aquí se le puede ver en el 21 curso de Operaciones Especiales, luciendo galones de Sargento,
 junto al también Capitán de nuestra Compañía, Solabre Goñi.



En los últimos tiempos estuvo muy implicado con los veteranos de la Cia. EE. EE. 51/LI, acudiendo a los encuentros como un veterano mas.






Gran poliglota, hablaba, entre otros, Ruso y Chino. Aquí le vemos en Jaca, subiendo al Fuerte Rapitan, cuando nos encontramos con unos ciudadanos chinos y converso con ellos en su idioma, causando gran sorpresa y admiración en sus interlocutores.


Los que le conocimos en vida solo podemos expresar la admiración por una buena persona y un gran militar. Empezando desde soldado raso, llegó hasta donde le dejaron llegar.

Desde aquí queremos expresar nuestra gran tristeza por su fallecimiento y nuestras condolencias a su familia.


Descanse en Paz












7 dic 2020

Día de la Patrona


Como cada 8 de diciembre, y desde 1585, cuando tuvo lugar la gesta heroica del Tercio del maestre de campo Francisco Arias de Bobadilla en la batalla de Empel, en la isla de Bommel, entre los ríos Mosa y Waal, llega para los infantes de España la festividad de su Patrona, la Inmaculada Concepción de María.


La jornada trae a estos soldados la sentida renovación de su compromiso de servicio a la Patria y, a los veteranos, la añoranza de ese mismo servicio, a través del recuerdo de las experiencias vividas. En todos ellos se reafirma la certeza y la satisfacción grande de pertenecer a un conjunto militar singular, con una larga trayectoria, abnegada y gloriosa, forjada en el sacrificio y la generosidad, al que saben que su Patrona entiende bien, cuida y distingue.


Así son ellos, los infantes de España: soldados que valen para todo, en cualquier lugar y circunstancia, capaces de luchar, aguantar y sufrir de forma callada y sin término. Siempre dispuestos, con naturalidad y gesto sencillo, a cumplir con el deber, por desagradable, difícil y duro que este pueda ser. Nada piden y nunca exigen, aunque, eso sí, esperan respeto, apoyo y comprensión a su dura labor.
Estos mismos infantes saben que será difícil, pues siempre lo ha sido y lo sigue siendo hoy mismo, que una parte de esa sociedad a la que sirven, entienda y comprenda y, mucho menos, reconozca su duro esfuerzo y total entrega durante el anónimo desempeño de su misión.
Misión esta llevada a cabo en muy diversas circunstancias y, a veces, bajo el sol abrasador, el frío implacable o la nieve que mata. También, y eso está muy claro y es normal para ellos, sometidos al fuego enemigo y, en ocasiones, aunque puede parecer increíble o dramático, bajo reglas de enfrentamiento que llegan a limitar el empleo de sus armas a la mínima protección propia.


Son los hombres y mujeres que, con idénticos defectos y virtudes que el resto de los españoles, durante siglos y siglos han llevado con todo orgullo el nombre, la presencia y la acción de España, por todos los rincones del mundo, defendiendo su honor, unidad e integridad. Y siempre derrochando generosidad y entrega a esa Patria común a la que sirven y servirán con fe ciega.
No hay nada nuevo y nunca lo habrá, es la fiel Infantería, la que como ayer y siempre por saber morir, sabe vencer.
Y por ello, todos los años, al alborear ese mágico 8 de diciembre, donde estén y como estén, los infantes se acuerdan de su Patrona, ejemplo de obediencia, generosidad, sencillez, humildad y entrega sin límites, a la que cantan, rezan y piden que les ayude, haciéndoles auténticos como personas y soldados, para un mejor cumplimiento de su compleja y difícil tarea.


Después, a lo largo del día, infantes de diversas edades y épocas se reúnen al amparo de sus viejas banderas, cargadas de tradición y de gloriosas y heroicas recompensas. Lo hacen para recordar las hazañas vividas en nuestra España, en Flandes, Italia, Francia, Alemania, África, Indochina y en los Andes, el Río de la Plata, la Nueva España, Cuba, Santo Domingo y Filipinas y en tantos y tantos lugares que jalonaron, a lo largo de los siglos, la gloriosa historia de la Infantería, que es la de España.
Lo mismo que antaño, los infantes han cumplido y siguen cumpliendo con su deber en los tiempos actuales, en las campañas del Sahara, Kurdistán, Bosnia i Herzegovina, Kosovo, Irak, Albania, Líbano, Afganistán, Malí y en otros escenarios más o menos lejanos y siempre difíciles.


Allí estuvieron y lo siguen estando. Firmes y valientes en el empeño, asombrando al mundo con su buen hacer, enorme sencillez, humanidad en el trato con cualquiera y su proverbial austeridad, demostrando su gran oficio y la máxima lealtad a los recios valores que les inculcaron sus mayores, a lo largo de los tiempos.
Por eso los infantes, en esa comunión de espíritu, que se renueva todos los años en la celebración del día de la Patrona, sienten, y así lo expresan al entonar su himno, que habla del deber, de la patria y del honor, dirigido a España objeto de sus amores, que, en estos tiempos de mediocridad generalizada y de oscuros nubarrones y malos vientos que amenazan, aún te queda la fiel Infantería…

Luis Palacios Zuasti, general de División (R).

Publicado originalmente en: https://www.almendron.com/tribuna/como-cada-8-de-diciembre/

20 sept 2020

La Legión

 

Hoy, 20 de Septiembre de 2020 se cumplen 100 años
de la creación de La Legión Española.
Desde aquí queremos felicitar a todo el mundo legionario.



















30 jun 2020

Hace 25 años


Este 30 de Junio se cumplen 25 años de la disolución de la Compañía de Esquiadores-Escaladores 51, BCZM LI, D.M. Navarra 5.

Fue creada un 12 de Enero de 1962 como Compañía de Esquiadores Escaladores Paracaidistas. 33 años de servicio, miles de jóvenes procedentes del Servicio Militar Obligatorio, 6 caídos en acto de servicio. Millones de Km pateados por el Pirineo, y otros sistemas, y siempre manteniendo ese espíritu montañero que nos caracterizo.

















































En aplicación del Plan Norte, un 30 de Junio de 1995, se celebro la ceremonia de disolución de la Compañía. Los últimos componentes de ella volvieron a realizar su compromiso con España jurando sobre la bandera del Regimiento de Cazadores de Montaña América 66.


El once de noviembre de 1994, finalizaba la Compañía de Esquiadores Escaladores 51 la última actividad en montaña de su historia, con un acto de Homenaje a los Caídos en este mismo lugar. Aquí, frente a la placa que recuerda el supremo sacrificio de un Cabo y tres Soldados de nuestra Unidad, apenas medio centenar de hombres y un solitario corneta, recitábamos la Oración del Montañero.

Ese día, me dirigí a aquellos emocionados soldados de reemplazo para hacerles ver que allí estábamos todos, los mismos de siempre: Un puñado de hombres jóvenes e ilusionados, perdidos del mundo entre el frío y la niebla, pero con el corazón ardiendo de amor a España y a la montaña. Los amantes del riesgo y la fatiga; los de ojos alegres abiertos al abismo y el pecho ensanchado al aire helado de las cumbres; los del “no importa” siempre en los labios, porque la ruindad de nuestro mundo se quedaba abajo, en el valle.

También les dije que terminaba la andadura de una Unidad, que desaparecía un nombre y un número en el organigrama de nuestro Ejército, pero que nuestro espíritu no desaparecería jamás.

Ese espíritu forjado en la dificultad, es el que os ha traído hoy aquí y es el que anima a los muchos que nos dejaron y a los que el desconocimiento de este acto, el trabajo, la enfermedad o la lejanía, han impedido estar con nosotros.

Por pequeña que haya sido nuestra Unidad, el Ejército no podía dejar en el olvido el esfuerzo y sacrificio, incluso la propia vida, de los que sirvieron en nuestras filas. Por ello el Mando dispuso que fuera nuestra Compañía gemela, la entonces Compañía de Esquiadores Escaladores 41 de Viella la que recogiera y guardara nuestro Historial.

Ninguna otra unidad mejor. Nacidas el mismo día, con idénticas misiones, una desaparecía pero se abría un prometedor futuro para la otra.